Fin de las ‘Golden Visa’ en España: Impacto en Vivienda y Migración

En una jugada estratégica dirigida a reforzar el derecho a la vivienda y frenar la especulación inmobiliaria, el Gobierno de España, bajo la dirección de Pedro Sánchez, ha marcado el final de la era de las “Golden Visa”. Esta iniciativa, lanzada en 2013 por el entonces gobierno del Partido Popular, facilitaba la obtención de permisos de residencia a aquellos extranjeros que realizaran inversiones significativas en bienes inmuebles en España. Aunque inicialmente se presentó como un vehículo para atraer capital extranjero, con el tiempo, ha sido objeto de críticas por alimentar la especulación inmobiliaria y contribuir a la escalada de precios en el sector residencial.

Un Giro hacia la Justicia Habitacional

En un evento reciente en Dos Hermanas, Sevilla, acompañado de promesas de vivienda social, Pedro Sánchez declaró el compromiso del gobierno con el acceso a la vivienda como derecho fundamental, rechazando su mercantilización especulativa. Se anticipa que el Consejo de Ministros debatirá un informe propuesto por la ministra de Vivienda y Agenda Urbana, cuyo objetivo es reformar la legislación vigente para abolir la concesión de estas visas.

Impacto y Precedentes Internacionales

Siguiendo el ejemplo de países como Portugal, que ya ha impuesto restricciones a esta práctica, España busca mitigar la inflación de precios en el mercado inmobiliario. Las inversiones foráneas, dominadas en gran medida por las “Golden Visa”, han tenido un rol destacado en ciudades como Barcelona, Madrid y Valencia, exacerbando la presión sobre los mercados locales de vivienda.

Aunque las “Golden Visa” han impulsado el mercado de propiedades de lujo en España, facilitando a los inversores la posibilidad de residir y trabajar en el país sin necesidad de vivir en él, su contribución al aumento de los precios de la vivienda ha suscitado una revisión crítica de su impacto en la accesibilidad y la especulación.

Una Nueva Dirección en la Política de Vivienda y Migración

La eliminación de las “Golden Visa” señala un cambio trascendental en la política española de inmigración y vivienda, evidenciando una tendencia emergente en Europa de equilibrar la atracción de inversiones extranjeras con la garantía de derechos habitacionales para sus ciudadanos.

Reflexiones Finales

La decisión de España de eliminar las “Golden Visa” es un paso significativo en la reforma de su política de vivienda y migración, destacando el imperativo de combatir la especulación inmobiliaria y asegurar que el derecho a la vivienda prevalezca sobre los intereses de inversión extranjera. Este cambio no solo repercutirá en el mercado de la vivienda, sino que también podría tener implicaciones en las dinámicas migratorias, subrayando la importancia de encontrar un balance entre atraer capital y proteger los derechos fundamentales.

Más información aquí

2.380 Views

Deja una respuesta