Frase del día: Malala, Premio Nobel de la Paz.

En octubre de 2014 una niña pakistaní, Malala Yousafzai, recibió el premio Nobel de Paz, convirtiéndose en la ganadora más joven de este premio en toda su historia.
A sus 17 años Malala representa hoy para el mundo la lucha por los derechos de las mujeres y las niñas, en especial por la educación.
Malala es originaria de Mingora, un pequeño pueblo de Pakistan donde el régimen del Tehrik e Taliban Pakistan -organización terrorista asociada al movimiento talibán, que proclama el extremismo religioso islámico y el yihadismo- prohibió la asistencia de las niñas a la escuela.
Cuando Malala tenía 11 años comenzó un blog para la BBC, bajo el pseudónimo “Gul Makai”. En este blog Malala relataba lo que vivía al estar sometida a las reglas del Talibán, y compartía sus ideales sobre la educación de las mujeres.
Sin embargo fue un terrible episodio lo que atrajo los ojos y la solidaridad del mundo hacia ella. Tenía 15 años de edad, cuando un miliciano del grupo terrorista atacó el vehículo escolar en que ella y otras niñas se transportaban y le disparó con un fusil en repetidas ocasiones, impactándole en el cráneo y cuello.
La escritora española Rosa Montero, en entrevista con Malala, relata que 

“La bala entró por debajo del ojo izquierdo y salió por el hombro. Le destrozó los huesos de media cara, cortó el nervio y rozó el cerebro, que se inflamó tanto que tuvieron que quitarle toda la tapa de la cabeza. Durante meses estuvo con el cerebro al aire y con el pedazo de cráneo metido, para su conservación, bajo la piel del abdomen (al final tiraron el hueso y le pusieron una pieza de titanio). También estuvo meses con medio rostro desplomado: no podía reír, apenas podía hablar, no podía parpadear con el ojo izquierdo y los dolores eran terribles”.

Luego de repetidas intervenciones quirúrgicas y tratamientos médicos, Malala volvió a la escuela en Londres. Desde su día a día escolar, sigue luchando por la educación de todas las niñas del mundo, lo que ha señalado como “su razón de vivir, su empeño y su orgullo”.
Yo soy Malala: la hija de un maestroA sus 16 años Malala publica su libro “Yo soy Malala”, una obra que no es propiamente sobre ella, sino el relato de una familia desterrada por el terrorismo global y de la lucha por la educación de las niñas.
En el libro destaca cómo un padre (Ziauddin Yousafzai), propietario de una escuela, apoyó a su hija y la alentó a escribir y a ir al colegio, en una sociedad en que la educación se negaba a las mujeres y en la cual se privilegia a los hijos varones. Su libro habla de unos padres valientes que quieren a su hija por encima de todo.
La voz que resonó en el mundoEl enviado especial de las Naciones Unidas para la Educación Mundial, Gordon Brown, lanzó una petición a nombre de Yousafzai con el slogan “Yo soy Malala” pidiendo que todos los niños del mundo tengan acceso a la educación para el 2015. Esta petición ayudó a la ratificación de la primera ley de “Derecho a la Educación” de Pakistan.
Además de su nominación al Premio Nobel de la Paz, la revista Time nombró a Malala una de las 100 personas con más influencia en el mundo en 2015.
Ese mismo año las Naciones Unidas organizaron un evento al que llamaron el “Día de Malala”, en el que la joven dio un discurso en acerca del acceso mundial a la educación. Fue el primer discurso de la adolescente después del atentado. Ella dijo:

“El día de Malala no es mi día. Hoy es el día de cada mujer, cada niño y cada niña que han levantado sus voces por sus derechos”.

#FraseDelDía

“Para hacerme poderosa solo necesito una cosa: Educación” Malala

#Emprendedoras #Malala

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Cerrar menú
×
×

Carrito