Frase del día: Arthur Ashe. El único afroamericano ganador de Wimbledon.

El tenista Arthur Ashe ganó Wimbledon en 1975 y desde entonces ningún otro hombre afroamericano lo ha vuelto a hacer.
Arthur Ashe fue un tenista marcada directamente por los grandes dramas la segunda mitad del siglo XX. Dos de ellos, por lo menos. El primero e inevitable, el de su raza y la voraz discriminación que suscitaba. El segundo, el del VIH. Arthur Ashe, tenista de élite, enfrentó el pensamiento de un siglo.
Si se le recuerda es porque ningún otro tenista afroamericano ha ganado el trofeo masculino de Wimbledon. Él lo ganó cuando tenía 31 años, es decir, en la fase descendente de la parábola de su carrera. Y, por si fuera poco, batió en la final al joven talento, al número uno del mundo, a su compatriota, Jimmy Connors. La probabilidad jugaba en contra y, secretamente, un problema cardiaco también, aunque eso por ahora no es lo importante.
Su camino estuvo marcado, al igual que para tantos otros, por una extraordinaria fortuna. Un chico negro de Virginia, nacido en los años 40, que compite en un deporte tan excluyente por defecto —las pistas de tenis, como tanto en ese entonces, eran terreno segregado—, que compite y sobresale, es improbable. Su madre murió de preclampsia y creció con su padre y sus hermanos en una casa enfocada en la disciplina y el logro. Por casualidad, una de tantas, su padre era trabajador del departamento de recreación y deporte de la ciudad de Richmond. Por ello, la casa estaba dentro del parque público más grande de la ciudad. En ese parque había, lógicamente, algunas canchas de tenis que el joven Arthur podía utilizar. Eligió el tenis y no otro deporte porque su constitución era esbelta —»bones» fue uno de sus apodos infantiles—, y dado su estilo y su comportamiento, quizá por ser el juego más estratégico y solitario de todos los disponibles.
Por suerte, lo vio un jugador de tenis en la universidad local. Ese personaje le recomendó practicar con otro tenista con el que paso a entrenar más y mejor. Por méritos, y por saber hacer de la suerte destino, consiguió una beca para la Universidad de California Los Ángeles. De ahí, su acenso fue incesante. Ganó la Copa Davis y pasó un tiempo como sargento en el ejército estadounidense. Donald Dell, amigo y agente de Ashe solía llamarlo «Sargento» cuando la cosa estaba seria, cuando quería llamar su atención…
Seguir leyendo en: sports.vice.com/

“Empieza donde estás. Usa lo que tienes. Haz lo que puedas» Arthur Ashe

#FraseDelDía #Emprendedores

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Cerrar menú
×
×

Carrito