Día Mundial de la Libertad de Prensa

26 años de llamamiento a la protección y el respeto de un derecho

El día 3 de mayo de cada año celebramos el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Este año teniendo lugar la 26º edición de esta importante fecha, vuelve a resultar imprescindible reflexionar y analizar la situación en la que se encuentra actualmente el periodismo a nivel mundial.

 

Este importante día nace también para defender los medios de comunicación de los constantes ataques que reciben sobre su independencia, y para homenajear una vez más a todos aquellos periodistas que, a lo largo de la historia de esta profesión, han perdido sus vidas en el desempeño de sus funciones.

 

El Día Mundial de la Libertad de Prensa fue proclamado en 1993 por la Asamblea General de Naciones Unidas, con el fin principal de cumplir con una recomendación aprobada en la 26º reunión de la Conferencia General de la UNESCO en 1991. Porque tal y como prevé la Declaración Universal de los Derechos Humanos: «Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión, este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión».

 

Este día internacional necesitaba tener un espacio en el calendario anual de todas las sociedades para poder concienciar poco a poco de que la libertad de prensa y la libertad de expresión son dos pilares fundamentales para poder construir paz y un entendimiento mutuo con todos.

 

Sin libertad de expresión no existe libertad de prensa y en este sentido, las sociedades caen en continuas desinformaciones que les sumergen en el desconocimiento de la más pura verdad y realidad y, por tanto, en la plena ignorancia. Así, el día mundial de la libertad de prensa se configura como la gran reflexión y recordatorio de que el periodismo puramente objetivo es necesario en todos los países.

 

Desde que apareciera este día internacional de concienciación se ha conseguido avanzar mucho y las estadísticas anuales demuestran que el número de periodistas asesinados por contar la verdad continúa descendiendo. Pero lo cierto es que el trabajo aún no ha llegado el fin y queda mucho por hacer, pues países latinoamericanos, como México, y algunos otros sumidos en la más profunda dictadura gubernamental, cuentan cada año con un alto número de periodistas profesionales que mueren injustamente.

 

Y no solo ellos, pues, como ejemplo, las cifras indican que tan solo el pasado año murieron 22 periodistas en el mundo, la mayoría en tierras conflictivas, pero uno de ellos en Eslovaquia. Así, el incumplimiento de la libertad de prensa también es un problema que también debe erradicarse del viejo continente.

 

En este sentido, el trabajo por la concienciación de que la libertad de prensa es esencial, aún no ha terminado. Este importante día debe celebrarse cada año dirigiéndose a todo el mundo, pero especialmente a estos países en los que el acoso, espionaje, censura y agresiones, entre otros, acaban con el respeto que merece el verdadero periodismo y la libertad de prensa.

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Cerrar menú
×
×

Carrito