Atención emprendedores: ¡cuidado con los carteristas!

Puede parecernos que el concepto de emprendedor actualmente es mucho más una moda que otra cosa, sin embargo, dadas las circunstancias y casos de éxito a nivel mundial y la comprobación de que por medio de esta vía muchas personas han salido de crisis y han aportado más a su país siendo emprendedores que electores, podemos afirmar que se ha convertido en un modo de vida y, al final, también es divertido decir “soy emprendedor” o “tengo una startup”, ¡mola!
Todo este movimiento gigantesco de emprendedores, creativos, soñadores, inversores, etc, ha propiciado que muchos se crean que son pequeños incautos ambulantes y aprovechan sus ilusiones y su ignorancia para “ofrecer sus servicios” y quedarse con una buena parte de sus fondos.
Desde nuestra experiencia como emprendedores queremos acercar lo más posible nuestra base de aciertos y desaciertos para que otros aprendan de esto. Es inteligente aprender de nuestros errores, pero es de sabios aprender de los demás (no recuerdo donde lo he leído pero queda bien aquí).
test alt text
Algunos tips para saber si te quieren mangar o ayudar
Lo primero que debemos hacer cuando no sabemos sobre algo es precisamente eso, reconocer que no sabemos y preguntar, investigar y mirar lo que otros han hecho. Ser soberbios nunca es una buena opción, mucho menos cuando empezamos el camino del emprendimiento. Es por ello que mi recomendación aquí es convertirnos en expertos preguntones. Podemos obtener información de muchas personas, sin importar el nivel, todos tiene algo que aportar. Al preguntar debemos ser como niños curiosos y abrir nuestros sentidos para nutrirnos del entorno, sin juzgar ni calificar a la fuente como buena o mala. Eso sí, aléjate de aquel que te quiera frenar o alejar de lo que deseas. Es importante, mientras indagamos, no tomar ninguna conclusión precipitada.
Evidentemente, podemos reconocer que realmente no sabemos nada del “marrón” en el que nos estamos metiendo, pero esto no debe darnos miedo, sino todo lo contrario, debe ser el punto de partida para identificar realmente lo que queremos y aquí mi siguiente recomendación, “reconoce y descubre lo que quieres”. Cuando tenemos un por qué y un para qué suficientemente claro, será más fácil posteriormente plantearnos objetivos y metas.
Cuando se nos viene a la mente una idea que puede ser el negocio de la gallina de los huevos de oro, pensamos, “mejor me lo guardo para mí porque me lo pueden robar”. Efectivamente, todos pasamos por ese proceso, no te sientas mal por ello, sin embargo, debes cambiar rápido el chip, escribe la idea y cómo te la imaginas y luego crea un pequeño discurso en el que cuentas lo que es, pero sobre todo, lo que te imaginas que será, cómo lo sueñas y lo bien que te irá. Cuando más verbalizamos nuestros deseos, más lo creemos, y aquí quedaría bien una frase de Henry Ford:
“Tanto si crees que puedes como que no puedes, estás en lo cierto”
Hasta aquí, lo que te he recomendado son sólo unos tips para darte fuerza para salir adelante. Ahora, ¿cómo reconocemos al carterista?
Cuando ya hemos puesto en marcha la máquina de ideas y comenzamos a escribir y a preparar briefings o resúmenes, etc, podemos encontrar en internet un mundo infinito de productos y servicios orientados al emprendedor, desde formaciones, masters, incubadoras, aceleradoras, agencias de marketing y desarrollo, consultoras, etc; y esto está muy bien porque hay un campo infinito de oportunidades pero debemos estar alerta. En este medio lo primero que encontramos son muchos “expertos” en asesoría de emprendedores y nunca han emprendido. Es por ello que si la primera parte la hiciste bien, te has convertido en un experto preguntón y has desarrollado el olfato intuitivo de investigador, podrás indagar y analizar quien o quienes son. Como dije antes, no llegues a conclusiones precipitadas y analiza bien antes de tomar decisiones.
Cada caso de emprendimiento es único, cada startup tiene su historia y sus protagonistas también, por ende, por mucho que se ha intentado estandarizar procesos para que sea cada vez más fácil emprender, cada cabeza es un mundo. Sin embargo, el hilo común de todo esto es que ningún emprendedor puede salir adelante sólo, bien sea porque deba asociarse con alguien o porque necesitará colaboradores, partners y proveedores. En este punto es donde debemos prestar atención. Muchas empresas de servicios como desarrollo web/app, marketing, consultoría, etc, dicen ser expertos en emprendedores, ¿pero de verdad tienen la capacidad para entender lo que un emprendedor siente? sólo lo sabrán si en su adn está el gen que determinará la pertinencia o no hacia el sector startup.
A nuestra agencia han llegado casos de emprendedores que terminan espantados al ver como las “grandes agencias” se venden como especialistas en startups y sus principales clientes son cadenas de hoteles, grandes cadenas de televisión o de supermercados; y ahora nos preguntamos, ¿estas agencias realmente sabrán lo que siente un emprendedor? Igualmente sucede con las consultoras de negocio y abogados que no tienen ni idea de qué es un pacto de socios, un préstamo participativo, etc, pues simplemente no tienen la disposición de escuchar realmente al emprendedor.
Un síntoma de que las empresas de este tipo sólo les interesa tu presupuesto es que te ofrecen la solución desde su perspectiva y no desde la tuya como emprendedor, pues se atreven a decirte lo que necesitas sin antes escucharte y realmente dar respuesta a tus dudas y necesidades reales. Es en este punto donde a los emprendedores se les va gran parte de su presupuesto, en pagar comisiones de agencias, altos coste de servicio, tratando de “dar lo mejor a su proyecto”.
Por ello nuestra recomendación es que indagues mucho antes de decidir qué hacer con el dinero. Escucha a otros emprendedores, asiste a networkings, eventos, charlas, encuentros de startups y habla con otros, escucha su experiencia y sobre todo sus fracasos.
En este mundo de startups los fracasos cuentan mucho más que los éxitos porque nos permiten darnos cuenta de aquello que debemos ajustar para lograr los resultados esperados.
Y recuerda siempre tener claro lo que quieres, pues tomando las sabias palabras del gato de Alicia en el País de las Maravillas, y me permito parafrasearlo, si no sabes a dónde vas, cualquier camino es bueno.
test alt text
Fuente
#Emprendedores #Emprendimiento #Carteristas #ApoloDigital #startup #Creativos #soñadores #inversores #servicios #errores #investigar #objetivos #metas #HenryFord #tips #incubadoras #aceleradoras #marketing #consultoras #abogados #empresas #Networking

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Cerrar menú
×
×

Carrito